Renovando la tarjeta de extranjero

Ya he nombrado alguna vez la tarjeta de extranjero que todos los inmigrantes estamos obligados a llevar encima en Japón. Pues ayer tuve que renovarla por dos razones.

• Porque había renovado mi visado, y el cambio tiene que quedar reflejado en la tarjeta además de en el pasaporte.
• Y porque se me había caducado.

Tuve que presentarme en horario laboral en la oficina del Excmo. Ayuntamiento de Fukuoka que hay en mi distrito (Fukuoka es bastante grande, y tiene 7 distritos) con un par de fotos de carnet de dimensiones bastante caprichosas (por cierto, en las fotos de carnet japonesas está prohibido sonreír), con mi tarjeta y con mi pasaporte. Y una vez allí con todo el material, ¿cómo no? me hicieron rellenar un par de papelotes llenos de kanji y de inglés de poco fiar. Menos mal que tengo nivel para pasar del inglés, porque si no el tema sería bastante más cansino y confuso.

Fue todo muy fino hata que me di cuenta de que en la tarjeta estaba mi supuesta dirección en España. ¡Un piso que mis padres ya han vendido! Es curioso, porque la dirección no aparece en el pasaporte, así que la escribí yo mismo cuando me hice la tarjeta por primera vez, y no me pidieron verificarla con nada. ¡Pero! para cambiarla por la dirección actual de mis padres necesito algo que certifique que esa dirección es mía. El caso es que yo todavía tengo que pasarme por el piso de mis padres, porque se han mudado este año, así que por supuesto no tengo certificado de empadronamiento ni nada parecido, ni mucho menos pienso pasar una mañana haciendo cola para que me lo den, cuando tenga la oportunidad de pasar por Alicante.

Le cuento todo esto a la funcionaria, y me tranquiliza diciéndome que no hace falta ningún certificado tan formal, que sirve incluso el remite de una carta que me envíe mi madre (¡regocíjate, mamá!). Y yo le digo que no sé cómo están los envíos certificados de España a Japón, y que no pienso traerle el libro de familia para que vea que la remitente es mi madre. Pero la joven funcionaria tiene todo bajo control. No hace falta nada de eso, con la carta le vale, pero sin ninguna cosa con la que pueda ‘verificar’ la nueva dirección no está autorizada a actualizármela.

Al final quedamos en que la dejamos así, que parece que a ellos tampoco les importa mucho, pero me pareció bastante absurdo todo el tema de querer verificar la actualización de un dato que no se verificó en primera instancia. Y, para colmo, no pedir un certificado en toda regla sino un documento sin validez legal y más fácil de falsear que de obtener.

Luego estuve preguntando a gente, y parece que es hasta cierto punto ‘normal’ verificar la dirección de uno con cualquier sobre que le haya llegado a uno a esa dirección. Esto es porque el servicio de Correos de Japón es más diligente en estos aspectos, y parece que se puede confiar en ellos. De hecho, cuando te mudas te tienes que registrar en tu oficina de correos más cercana y, durante el primer año después de mudarte, te reenvían todo el correo que te envíen a tu antigua dirección. Vamos, que está muy bien montado. Lo que no se puede imaginar la joven funcionaria es el rigor que tiene Correos de España en estos aspectos. Fliparía.

6 pensamientos en “Renovando la tarjeta de extranjero

  1. Alex

    Hola

    En Quitapenas (http://blogs.ya.com/quitapenas/) ya he leído algo sobre los trámites burocráticos en Japón, parece que son bastante tediosos.

    No comparto tu desconfianza de Correos, todas mis ventas de Ebay han sido enviados por el sistema público (siempre certificado, claro) y sólo una vez se demoraron.

    Por cierto, tienes ya una Wii?

    Alex

  2. ale

    No desconfío de lo que ofrece Correos de España, lo que pasa es que Correos de Japón ofrece muchas cosas que no se nos ocurren a los españoles. Es un servicio mucho más completo. O más intrusivo, depende de por donde se mire.

    Y no, no tengo una Wii. Creo que me esperaré a que sea retro, si es que la he de acabar comprando en esta vida. Eso de que no vaya con cartuchos y de que haga 3D tan fácilmente no me da ninguna confianza.

  3. Danieru

    Hola pepino!
    me gusta tu blog,siempre lo veo,tambien otros,por que no decirlo (te sonare alomejor)
    me gustaria tener tu mail,para de vez en cuando hacerte un par de preguntas si no te importa,sobretodo cuando vaya a japon :s
    nos leemos

  4. ale

    Hola, Danieru, claro que me suenas de comentar por otros blogs, yo también leo unos cuantos.
    Para cuando necesites algo, tienes mi dirección de correo aquí abajo, a pie de página.

  5. mikiko

    hola,ale!
    Cualquier trámite del inmigrante nos agobia mucho donde sea.
    A mi una vez me pasó, cuando tenía que coger el permiso de regreso,
    me iba a ahogar del presión de la gente del burócrata.
    (De verdad, me estaba ahogando físicamente)
    Y hace 2meses,cuando fui a renovar el permiso de residencia,
    tuve que esperar 8 horas en la calle!!!!!
    Me sentí como no fuera humano. Odio esta sistema de España.
    No se cual es peor ni poco mejor.
    Es importante que sapamos para que estamos aquí.
    じゃない?

  6. ale

    Sí, es importante tener algunas cosas claras cuando se vive en un país diferente.

    Y yo creo que Japón es un sitio mucho más cómodo para hacer trámites, tanto para los inmigrantes como para los que no lo son.

    Yo mismo estoy más cómodo haciendo trámites de inmigrante en Japón, que haciendo trámites de español en España.

    Y los trámites de inmigrante en España sí que sé que son un infierno. Me da vergüenza, pero no puedo hacer nada. Los españoles no escuchan los problemas que salen en el periódico, así que lo mejor sería decírselo directamente a la gente.

    Muchos españoles no saben cómo es la vida de un inmigrante en su propio país, así que me parecería muy interesante un blog en español escrito por una japonesa que vive en España. ¡Y creo que tendrías muchos lectores y comentarios!

Los comentarios están cerrados.